El blog de los chacras: ENCONTRANDO SOLUCIONES

domingo, 4 de abril de 2010

ENCONTRANDO SOLUCIONES

Para encontrar soluciones es preciso que abra usted su mente. Las respuestas a los problemas pueden venir de las profundidades de su inconsciente, pero no si éste está cubierto de dudas e incertidumbre. Utilice los siguientes riuales para disipar sus temores y encender su optimismo respecto a hallar un resultado positivo.

Aclarando las ideas

NECESITARÁ:
  • Papel
  • Un pincel o un bolígrafo
  • Zumo de limón
  • Una vela

Encienda la vela y con el zumo de limón dibuje un símbolo de esperanza en el papel: quizás un sol, una flor, un pájaro, un ángel y algún símbolo más específico sobre la solución que usted necesita. Parecerá que el papel está en blanco. Medite sobre ello durante un rato, estableciendo paralelismos con el hecho de que usted está en blanco. Recuérdese a sí mismo que la "respuesta está allí". Exponga el papel al calor de la llama de la vela, evitando, por supuesto, que se encienda, y observe cómo aparece la solución a su problema. Tiene que creer que la respuesta se gestarà en su inconsciente de la misma manera. Coloque el papel allí donde pueda verlo con frecuencia.

Desenmarañando

NECESITARÁ:

  • Un trozo de lana o hilo grueso
  • Incienso
  • La música que usted prefiera

Encienda el incienso y pase la lana por el humo para darle energía y bendecirla. Piense en su problema y comience a hacer un nudo con la hebra, imaginando a la vez que está atando toda su frustración en dicho nudo. No lo ate demasiado fuerte y siga haciéndolo hasta que la lana sea un gran nudo. Sostenga el nudo en sus manos durante unos instantes y dígase a si mismo: "Lo que se ha hecho se puede deshacer; lo que está enmarañado se puede desenmarañar". Ponga la música que haya elegido, aspire el aroma del incienso y, lenta y meticulosamente, empiece a desatar los nudos. Tómese su tiempo, desfrutando de la música mientras lo hace. Cada vez que desate un nudo, imagine que está resolviendo una parte del problema. Cuando haya acabado, haga un ovillo con la lana o hilo y colóquelo donda pueda verlo. Ponga la música una vez al día hasta que su problema se resuelva.

Asombroso

NECESITARÁ:

  • Un libro de rompecabezas que contenga un laberinto.
  • Bolígrafo o lápiz.

Éste es un buen ritual para hacer discretamente en su escritorio o durante un descanso. Haga un par de respiraciones profundas para concentrar su mente. Concéntrese en su problema experimentando la certeza de que en algún lugar hay una solución a dicho problema. Manténgase concentrado mientras busca la salida del laberinto. Imagine que está observando su problema desde la misma perspectiva, viendo todos los posibles caminos y escollos y que es capaz de encontrar una salida. Visualice su problema como una suerte de rompecabezas: puede que usted escoja un camino equivocado pero, al fin, alcanzará su meta.

Bienvenido

Las oporunidades juegan a favor de una mente abierta, especialmente aquella que está a la busca de dichas oportunidades.

NECESITARÁ:

  • Una llave (mientras más trabajada y especial sea, mejor)
  • Un cuenco con agua
  • Una tarjeta de visita o algo que simbolice su trabajo
  • Una puerta (en el trabajo si es posible, si no en casa)

Si es posible, realice este ritual a la luz de las velas. Cierre la puerta y ponga la llave y la tarjeta de visita o símbolo en el agua. Sostenga el cuenco en sus manos y visualice cómo ambos objetos emanan poder dando energía al agua. Introduzca un dedo en el agua y "acérquese" al marco y al pomo de la puerta (mantenga el dedo en el agua mientras lo hace). Siéntese durante un rato y visualice que el pomo gira, la puerta de abre y entra por ella toda suerte de cosas maravillosas. Agarre entre sus manos la llave y la tarjeta mientras imagina todo esto. Abra la puerta real antes de irse. Coloque la llave en su llavero, saque la tarjeta y guárdela en su cartera o bolso.

Una ventana abierta a las oportunidades

Otra ocasión para estimular las oportunidades

NECESITARÁ:

  • Una ventana por donde entre el sol
  • Una campana
  • Una cinta dorada
  • Una tarjeta de visita u otro símbolo de su trabajo
  • Un jarrón con flores amarillas

Coloque el jarrón de flores sobre el alféizar de la ventana y abra de par en par la ventana para que entre el sol. Haga sonar la campana para alertar a su inconsciente. Envuelva la tarjeta de visita con la cinta dorada y póngala sobre los pétalos de las flores. Quédese un rato frente a la ventana abierta disfrutando de las flores y visualizando el torrente de oportunidades que entran por la ventana. Deje la tarjeta y las flores al sol durante todo el día (y la ventana abierta si es posible). Al día siguiente llévese las flores al trabajo y póngalas en una ventana. Lleve consigo, en un bolsillo o en su cartera, la tarjeta envuelta en la cinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats