El blog de los chacras: RITUALES CON VELAS

martes, 20 de abril de 2010

RITUALES CON VELAS


RITUALES CON VELAS (1)

Cabe destacar cuatro aspectos importantes referente a las velas utilizadas para los rituales: el tipo de vela, su función en el ritual, su color y la consagración o unción de la vela.

Velas De Altar

Utilizaremos dos velas blancas colocadas en los extremos del fondo del altar. Tienen una función práctica y otra simbólica. La práctica, es que nos sirven para iluminar el lugar de trabajo; por eso son las primeras en encenderse y las últimas en apagarse. En la parte simbólica, su encendido y apagado nos indican el comienzo y fin del ritual. Delimita los extremos del altar y su color blanco simboliza la pureza, limpieza, sencillez, e indican que el ritual tiene lugar en una atmósfera de pureza. Las velas de altar establecen la conexión entre el plano espiritual y el objetivo del ritual.

Velas De Ofrenda

Son las más importantes del ritual, por eso las colocaremos en el centro del altar. El color dependerá de lo que queramos alcanzar con el ritual, por eso el color que elijamos tiene una importancia fundamental.

Velas Astrológicas

Representan a la persona o personas para las que se realiza el ritual. Elegiremos el color dependiendo de la fecha de nacimiento o signo zodiacal de la persona a la cual va dirigido el ritual. Si no sabemos la fecha de nacimiento o signo zodiacal, usaremos una vela de color naranja o blanco. El blanco es ideal para simbolizar un aspecto desconocido. El color naranja, es el asignado a Mercurio, mensajero de los dioses. A través suyo se libera la energía mercúrica, mediadora y transmite a cualquier destinatario todos los mensajes que le son confiados.

Las Velas De La Semana

Son opcionales en los rituales. El color dependerá del día de la semana en que realicemos el ritual. Se colocan en la mitad izquierda o derecha del altar dependiendo del tipo de ritual que hagamos. Además de adornar el altar, potencian el ritual.

La Naturaleza De Las Velas

La longitud de la vela no es demasiado importante. Lo importante es que arda durante todo el ritual. Aunque no hay que regatear con el material que compremos, tampoco hace falta usar velas nuevas en cada ritual (excepto en los rituales de ofrenda, que como cargan con las vibraciones de un objetivo de manera muy fuerte, usarlas repetidamente y para objetivos diferentes podrían debilitar el efecto). Las velas de altar, las de la semana y las astrológicas sí se pueden usar en repetidas ocasiones.

Unción o Consagración De Las Velas

Un punto importante es que la persona que realiza el ritual tiene que consagrar o ungir las velas con sus propias manos. Se pueden usar aceites aromáticos relacionados con el color de la vela o aceites incoloros, ideales para todos los colores. Si no encontramos el aceite del color de la vela, podemos usar aceite de oliva, que sirve para todos los usos. Al ungir las velas, debemos distinguir entre el polo norte (mecha), polo sur (base) y el centro. Hay que ungir la vela partiendo del centro hacia el norte (nunca en sentido contrario, desde el norte hasta el centro) y luego desde el centro hacia el sur (nunca desde el sur hacia el centro). Cada mitad de vela se unge el mismo número de veces, a poder ser un número impar de veces, ya que la dinámica de los números impares es más potente que la de los números pares. Durante la unción deberemos concentrarnos completamente en el tema específico para el cual realizamos el ritual. Debemos imaginar claramente que nuestra petición ya está cumplida, de esta manera proyectamos nuestros pensamientos inconscientemente al éter, donde se activan y dinamizan mutuamente otras visiones semejantes.
Además, la unción tiene la misión de establecer un vínculo psíquico entre la vela y nuestra propia persona a través del roce suave. A través de nuestras manos, nuestras vibraciones se transmiten a la vela. Ésta, una vez cargada se convierte en una proyección de nuestros pensamientos y nos ayudan a generar las vibraciones adecuadas con la concentración adecuada. Así, la vela “percibe” la tarea que pretendemos desarrollar en conjunción con ellas. El aceite cumple la función de darnos a nosotros y a la vela una fuerza suplementaria, cargando aún más el punto de enfoque que no es otro que la vela.
Debido a esta concentración de pensamientos durante la consagración, esta vela ya no servirá para otros objetivos. Por esto, ungiremos sólo las velas de ofrenda, las cuales podemos fundir una vez terminado el ritual para fabricar velas nuevas.

En las siguientes tablas pueden ver una relación de los colores con los los días de la semana y el planeta, y otra relación con los signo zodiacales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats