El blog de los chacras: CAMBIANDO EL AMBIENTE (IV)

lunes, 15 de febrero de 2010

CAMBIANDO EL AMBIENTE (IV)

EL RECIBIDOR

El recibidor es el primer sitio que vemos cuando llegamos a casa. Hagamos de el un lugar acogedor.

  • Los espejos aumentan la sensación de luminosidad y espacio.
  • Las flores resultan gratificantes para el espíritu al traspasar la puerta de entrada.
  • Un armario o biombo servirá para ocultar los abrigos del perchero.
  • Colores suaves y luminosos proporcionan un contraste con el mundo exterior.
  • Imágenes y objetos elegidos a propósito establecen en nuestro hogar la atmósfera que queremos y serán como el preámbulo de la atmósfera que sigue a continuación.

El siguiente ritual convertirá nuestro recibidor en el lugar donde podemos dejar atrás el mundo exterior para internarnos en el espíritu de nuestro hogar. Incluso aunque nuestro hogar no disponga de un recibidor, podemos crear como un pequeño espacio de entrada dedicado a sugerir esta sensación tan agradable que se experimenta al llegar "a casa".

NECESITARÁ:

  • Una copa de vino blanco o de agua mineral.
  • Una vela blanca.
  • Un ramo de flores blancas.
  • Una estatuilla o fotografía que represente al "espíritu guardián" de nuestro hogar.

Lo primero que debemos hacer es encontrar el objecto que pueda representar el espíritu guardián de nuestra casa. Escojamos alguna cosa que represente en nosotros un sentimiento cálido o que nos haga sonreir. Cualquier objeto ha de servirnos mientras tenga personalidad y "nos diga algo": una cerámica, un grabado de madera, una figurilla representando un gnomo, una hada, un dios o diosa, un dragón, la madre tierra, un unicornio, una máscara africana, un animal totémico, etc. Podemos colgarlo en la pared, colocarlo en un estante o vitrina o colgarlo en el techo, pero coloquémoslo en un lugar donde podamos verlo apenas atravesemos la puerta de entrada.

Poga en su lugar el objeto que haya elegido. Coloque cerca las flores y encienda la vela. Llene una copa con el vino o agua mineral. Ya está todo dispuesto para "investir" a nuestro guardián en el cometido que deberá cumplir. Alce la copa y brinde por la salud de su "espíritu guardián" con esta palabras: "Por mi hogar. Que el amor, la paz y el gozo residan en este lugar". Beba un sorbo de la copa, esparza unas gotas sobre su "espíritu guardián" y unas pocas más en el umbral.

Disfrute durante unos instantes de la atmósfera creada por la luz de la vela, absorbiendo el tranquilo resplandor de la llama, de la belleza de las flores y la presencia de su guardián. Intente sentir la calidez de su hogar, el hecho de estar "en su casa".

Cada día, al entrar en casa, salude a su "espíritu guardián" y permita que este le de la bienvenida a casa. Si lo desea puede poner un pequeño cuenco o plato frente al guardián para dejar llaves, monedas, etc. Cuando deje las llaves en este cuenco, imagine que con ellas se está desprendiendo de todas las preocupaciones del día.




Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats