El blog de los chacras: ENERGIA ESPECIAL (II)

jueves, 25 de febrero de 2010

ENERGIA ESPECIAL (II)

UN LUGAR EN EL SOL

Ponga un poco de sol, tanto espiritual como material, en su vida con la práctica de éste ritual especialmente recomendable para levantar nuestro ánimo en aquellos días grises y sombríos en los que nos sentimos deprimidos. Pruebe a realizarlo durante los últimos días de invierno, cuando comienzan a brotar los primeros narcisos. E intente practicarlos en día domingo para otorgarle una carga extra de simbolismo.

NECESITARÁ:

  • Un ramo de flores amarillas o un tiesto con flores de éste color.
  • Velas amarillas o doradas, tantas como quiera, pero nunca menos de tres.

Encienda las velas. Coja las flores entre sus manos y obsérvelas intensamente mientras aspira su aroma y procura asimilar profundamente su color. Imagine que está envuelto en un halo de luz dorada. A medida que el color dorado empieza a entrar en lo más profundo de su ser, sienta cómo crecen en su interior la felicidad y el placer y cómo el color y la luz le impregnan de pies a cabeza llenando cada centímetro de su cuerpo con una brillante luz dorada. Trate de visualizar cómo ésta luz se expande más allá de usted, llenando toda la habitación de dorados rayos de sol. Intente imaginar toda su casa inundada por la luz del sol y la felicidad. Una vez haya terminado, ponga las flores donde pueda verlas con frecuencia durante los días siguientes. Reúna símbolos relativos al sol, así como flores y velas amarillas y doradas para acrecentar la sensación del poder del sol dentro de su espacio.


ACERCANDO LA LUNA

Cuando desee usted un lugar que pueda estimular su lado femenino e intuitivo, o cuando quiera sentirse más cerca del misterio, la magia y el hechizo, dedique un espacio a la luna. Proceda a hacerlo cuando haya luna llena para conseguir mayor simbolismo, y si puede contemplarla mientras lo hace, mejor aún.

NECESITARÁ:

  • Trece piedras blancas (la luna tiene trece fases anuales)
  • Trece velas blancas

Disponga doce de las trece piedras en forma de círculo lo suficientemente grande como para que usted quepa dentro. Coloque la piedra restante en el centro. Ponga una vela detrás de cada piedra y enciéndalas. Hágalo en el sentido de las agujas del reloj, encendiendo la vela del centro en último lugar.

Permanezca de pie o sentado en medio del círculo. Imagine que usted hace descender el poder y la luz de la luna hacia el círculo. Trate de visualizar que desciende desde alto una luz suave y plateada e intente asimilarla muy dentro de usted. Imagine ahora que se encuentra rodeado por una esfera de luz plateada y que siente cómo la sabiduría, belleza y gracia crecen en su interior. Introduzca ésta delicada luz en lo más profundo de su ser y sienta cómo impregna cada fibra de su cuerpo, aumentado su sensibilidad y percepción. Trate de visualizarla expandiéndose más allá de usted y llenando toda la habitación con una luz plateada. Observe ahora cómo toda su casa está inundada por esta lua mágica.

Reúna todos los símbolos relativos a la luna junto con las velas de color blanco, azul plateado y lila, las flores y demás cosas para incrementar la atmósfera lunar de la habitación.





Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats