El blog de los chacras: CAMBIANDO EL AMBIENTE (VI)

lunes, 22 de febrero de 2010

CAMBIANDO EL AMBIENTE (VI)

COCINAS

Todavía hoy la cocina sigue siendo con frecuencia el corazón de la casa. Antiguamente el fogón de leña con su perola constituían el centro vital en torno al cual se juntaba la familia y alrededor de él giraba el resto de la vida. Una lumbre bien atizada y una cacerola bien llena, no sólo siginificaba abrigo y alimento, sino que eran también una promesa de confort y satisfacción, de un respiro tras afrontar la inclemencia de los peligros, el persistente frío y el hambre. La lumbre de la cocina era el sitio donde uno podía relajarse, saciar el hambre y sentirse seguro y satisfecho.
Dediquemos nuestra cocina como lugar de invocación de estos antiguos principios de confort, abundancia y alimentación para mantener confortados y alimentados nuestro corazón, nuestro espíritu y nuestro cuerpo.
¿Cuál es para usted el símbolo de una cocina verdaderamente abundante? Probablemente sea algo distinto para cada persona: cacerolas de cobre, una cesta o un frutero lleno de fruta, un alféizar repleto de hierbas aromáticas.
Reúna todas aquellas cosas que le transmitan un generoso sentido de abundancia junto con algunos cuencos de cerámica o cestos donde guardar dichas cosas. Le sugiero también reservar un espacio para un frutero o fuente llena de frutas de brillantes colores: naranjas, manzanas rojas, nectarinas, etc. y algunas hierbas aromáticas frescas en un tiesto o en una jardinera al lado de la ventana.


NECESITARÁ:
  • Los utensilios de cocina
  • Tres velas de color naranja
  • Un palillo, alfiler o algo parecido.


Siéntese relajadamente y centre su atención en atraer a su cocina el calor y la abundancia que puedan nutrir tanto su cuerpo como su espíritu. En cada una de las tres velas grabe una de las siguientes runas:

JERA: runa para una buena cosecha



ODAL: runa para el hogar.



INGUZ: runa para el fuego



Encienda las velas e imagine que se encuentra en aquella época del pasado cuando la fuente de iluminación la constituían parpadeantes antorchas colgando de las paredes. Puede que en el exterior reinen la oscuridad, los peligros y lo desconocido, pero aquí dentro, en este círculo de luz, hay calidez y abundancia: comida para todos y la promesa de satisfacción.

Intente visualizar una luz cálida que va en aumento llenando el lugar y alejado de la oscuridad. Visualice cómo ésta luz expulsa el frío y el hambre llenándolo todo de calor y de una sensación de satisfacción. Pida al espíritu de la lumbre de la cocina que permanezca allí para alimentarlo y nutrirlo. Permita que esta luz penetre en su corazón mientras experimenta una sensación creciente de calidez y satisfacción. Deje que la luz bendiga su cocina y todo lo que hay en ella.

Ordene sus nuevos utensilios de cocina. Al preparar la primera comida después de realizar este ritual, vuelva a encender las velas de color naranja y utilice algunas de las hierbas aromáticas y frutas mencionadas para darle más sabor.





Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats