El blog de los chacras: HOGAR DULCE HOGAR

domingo, 7 de febrero de 2010

HOGAR DULCE HOGAR

Podemos saber cuando una casa tiene alma porque lo percibimos interiormente, sintiéndonos relajados y a la vez elevados. Sentimos que nuestras raíces se nutren y que nuestro espíritu puede florecer. Una casa con alma nos concede cuatro grandes tesoros:
  • El sentimiento de pertenencia a un lugar.
  • Descanso para nuestro cuerpo.
  • Armonía para la mente y el espíritu.
  • Sustento para el corazón.

Idealmente todo hogar debería ser un santuario para nuestro cuerpo, mente y espíritu, un lugar de alivio y renovación donde pudiéramos recargar nuestras baterías espirituales en paz y armonía. Debería ser también un espacio de creatividad y juego, donde pudiéramos ser nosotros mismos y explorar nuestro potencial.

En este post pretendemos mostrar de qué modo podemos lograr este deseable oasis. Una manera de proceder a limpiar nuestra casa de toda energía negativa no deseada sustituyéndola por bendiciones positivas. Otra forma de conseguirlo consiste en dedicar espacio a las cosas que deseamos que sucedan.


¿CÓMO PODEMOS CREAR UNA ATMÓSFERA APROPIADA EN NUESTRO HOGAR?


A medida que vayamos practicando los rituales y las bendiciones como parte de nuestra vida diaria, el ambiente en nuestra casa cambiará de forma natural, volviéndose más creativo y gratificante. Antes de pasar a cuestiones espirituales, hagámonos algunas preguntas básicas sobre el lugar donde vivimos. ¿Nos sentimos "en casa" en nuestra propia casa? (Valga la redundancia)

  • ¿Qué efecto produce el color en nosotros?
  • ¿Cambiaría nuestra energía o estado de ánimo si utilizáramos más o menos color o un color diferente en nuestra casa?

    El ROJO, cálido y edificante, nos infunde valor y confianza.
    El NARANJA, alegre y estimulante, aumenta nuestra energía y espontaneidad.
    El AMARILLO, color del sol, proporciona optimismo y despeja la mente.
    El VERDE, es un color natural y armonioso e induce a la relajación y el equilibrio.
    El TURQUESA, nos recuerda al mar y nos ofrece apoyo emocional.
    El AZUL, proporciona paz y calma.
    El ROSA, resulta suave y alegre cuando es claro, y vibrante cuando es más fuerte.
    El VIOLETA, es muy relajante, tornándose más misterioso cuánto más intenso es.
  • ¿Necesitamos que nuestra casa sea más luminosa y espaciosa?
  • La luz, el color, los espejos y un tratamiento más sencillo de las ventanas determinan una gran diferencia.
  • Por el contrario, ¿nuestra casa resulta demasiado espartana o está demasiado expuesta?
  • Cortinas, biombos y mamparas podrían ser la solución.
  • ¿El lugar donde vivimos expresa quiénes y qué somos?
  • ¿Disponemos de sitios donde podamos hacer lo que realmente queremos? ¿Estamos rodeados de cosas que queremos?
  • ¿Necesitamos poner orden?
  • ¿Nos seguimos aferrando a cosas que nos traen malos recuerdos?
  • ¿Todo lo que tenemos lo hemos elegido y lo amamos realmente?



Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats