El blog de los chacras: LUGARES MÁGICOS

lunes, 1 de febrero de 2010

LUGARES MÁGICOS

ALTARES

Si deseamos una vida donde tenga cabida la magia, una forma de propiciarlo es establecer un altar. El altar es uno de los mejores y más sencillos instrumentos que conozco para la práctica de rituales que pueden hacernos vivir de una forma mágica, de ahí lo extendido de su uso a lo largo de la histora de prácticamente todas las culturas.

Los altares proporcionan un punto donde concentrar nuestra atención y dan forma a lo que, llámese espíritu divino o nuestras propias necesidades y deseos, no tiene forma.

El simple hecho de hacer un altar puede resultar una experiencia superior. En lo más profundo del alma humana existe siempre el deseo de crear, como canto visible a la vida y al espíritu, lugares para lo bello y la celebración.

Hasta el más diminuto altar en el rincón de una estantería puede tener un profundo efecto en nosotros, ya que sirve para:

  • Recordarnos las cosas buenas de la vida.
  • Hacernos recordar quiénes somos y qué queremos ser.
  • Expresar nuestros deseos y anhelos.
  • Fortalecer nuestra determinación y nuestra motivación.
  • Reavivar el poder de nuestra voluntad cuando flaquea.

¿No sería maravilloso tener un espacio, por pequeño que sea, dedicado exclusivamente a aquello que consideramos lo más importante? ¿No le gustaría disponer de un lugar donde puede hallar, siempre que lo necesite, un bálsamo de tranquilidad e inspiración para su alma y una conexión espiritual? Pues un altar consiste precisamente en esto.

Al establecer un altar (o dos o tres), está construyendo un lugar donde poder colocar su atención y fortalecer determinados aspectos, desde los más elevados y espirituales a los más comunes, de su vida y de usted mismo.

Al introducir un altar en nuestra vida, nos estamos construyendo un sitio donde podamos hacer una pausa para valorar, celebrar y recordar. Pero fundamentalmente los altares nos ayudan a poner nuestra atención en algo específico. Erigir un altar a algo o a alguien constituye una señal para nuestro inconsciente de que nos lo estamos tomando muy seriamente.

¿TIENE USTED UNA META EN LA VIDA?

¿Desea escribir una novela? ¿Comenzar un negocio? ¿Desarrollar una carrera? ¿Viajar a lugares exóticos? ¿Vivir la vda con la que siempre ha soñado? Dedique un altar y tiempo a ese deseo. Encienda velas e incienso y póngale flores y muy pronto su subcosciente comenzará a tomarse realmente en serio sus objetivos.

¿DESEA CAMBIAR ALGO?

Si usted desea transformar algo relacionado con su persona o con sus circusntancias, disponer de un altar con cosas que simbolicen ese cambio le ayudará a poner su atención en ello y a fortalecer su determinación de propiciar dicho cambio.

¿DESEA TENER MÁS ESTIMA POR ALGUNA COSA?

¿Quiere usted dedicar más tiempo y conceder mayor valor a su familia, a sus amigos, a su vida espiritual, a la naturaleza, a su comunidad? Erija un altar y su inconsciente se encargará de que pronto ese altar tenga un papel más importante en su vida.

¿DESEA VALORAR EN SU JUSTA MEDIDA ALGO RELATIVO A SU PERSONA?

¿A su masculinidad o feminidad? ¿A su creatividad? ¿A su papel de padre o madre? ¿Su valor, amistad, intuición o apertura para con los demás? Erija un altar, disponga en él bellos objetos que le representen a usted y pronto verá cómo aumenta su autoestima.


¿QUIERE CELEBRAR ALGO?

¿Hay algo en su vida que le produce placer y sobre lo que desearía pasar más tiempo pensando y disfrutando? Levántele un altar y viva felices momentos frente a él, recargando su energía espiritual.

¿DESEA TENER MÁS DE ALGO EN CONCRETO?

¿Quisiera tener más amor, salud, bendiciones, valentía, abundancia, paz, consuelo o energía en su vida? Erija un altar, ponga su atención en aquello que necesita y tómeselo seriamente. No deje que sus deseos languidezcan, se vuelvan informes y nebulosos, deles una forma visible en la que usted pueda concentrarse.

Nada es lo suficientemente grande o pequeño como para que no podamos levantarle un altar si lo deseamos realmente. Los altares parecen tener la capacidad de hacer más significativas las pequeñas cosas y de poner a nuestro alcance las más grandes. Nada es demasiado común o mundano y los mejores altares son los que se adecuan a nuestra vida diaria, reportándonos momentos de gozo o concentración que pasan a formar parte de nuestra vida cotidiana.

ERIGIR UNA ALTAR

Disponga su altar en cualquier sitio, no es necesario dedicarle una habitación especial. Haga altares donde lo considere necesario y donde su intuición le recomiende. Probablemente ya cuente usted, como la mayoría de personas, con una altar "no oficial": una colección de fotos de familia sobre un tapete, postales y recuerdos de tiempos felices colgados en un panel, recuerdos de vacaciones dispuestos en una estantería. En el transcurso de un día ajetreado, puede usted hacer una pausa para observarlos, apreciarlos, celebrarlos y remomerarlos. Son el principio de un altar rudimentario.

Un altar no tiene por qué ser muy grande o muy elaborado. Una mesilla, un simple taburete, la parte superior de un cofre, un anaquel o incluso una caja boca abajo pueden servir. Puede ser tan modesto o fastuoso y lleno de detalles como nosotros queramos.

Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats