El blog de los chacras: ALTARES PARA PROPICIAR UN CAMBIO

lunes, 1 de marzo de 2010

ALTARES PARA PROPICIAR UN CAMBIO

Un altar puede ayudarle a lograr sus metas en la vida. Físicamente representa y exterioriza sus esperanzas, sueños y deseos, en vez de dejarlos errar, informes y vagos, por su mente. Un altar le ayuda a poner su atención en lo que usted quiere conseguir y en lo que precisa hacer para lograrlo.

Metas

Erija altares dedicados a las metas y aspiraciones específicas que tenga. Reúna todos los objectos e imágenes que pueda encontrar que representen la meta a conseguir. Concéntrese en:
  • Cosas materiales asociadas a dicha meta.
  • Pensamientos y sentimientos que usted tiene al respecto.

Puede que también quiera incluir:

  • Modelos de conducta a imitar, héroes y heroínas que han alcanzado lo que usted aspira a lograr.
  • Afirmaciones que le ayudan a obtener resultados.
  • Benefactores y aliados espirituales tales como ángeles, santos, dioses y diosas, que le brindarán apoyo, tanto psicológico como espiritual.
  • Animales totémicos que poseen las facultades y características que usted necesita.

Por ejemplo, un altar dedicado a alcanzar como meta al escribir una novela podría incluir:

  • Libros, papel y materiales de escritura.
  • La fotografía o un libro de uno de sus novelistas preferidos.
  • Su promesa escrita de que va a escribir mil palabras al día.
  • Algunas fotografías que muestren a gente leyendo, con aspecto de felicidad.
  • Una fotografía suya en la que aparezca con expresión feliz.
  • Una estatua de Atenea, diosa de la sabiduría
  • La figura de Ganesha, dios de la creatividad.
  • Un tótem de la tela de araña, para simbolizar cómo se teje la magia a nuestro alrededor.
  • Afirmaciones adecuadas.

Ponga algunas flores, velas, incienso y cualquier otra cosa que usted desee. Utilice este altar de la misma forma que usaría cualquier otro. Purifíquelo y vuelva a dedicarlo regularmente a la meta que desea alcanzar, pase cada día unos minutos ante el altar para fortalecer su determinación y preparar a su incosciente para que esté atento a las oportunidades que se presenten. Haga ofrendas y deposite en el altar oraciones, deseos y afirmaciones.

Cuando disponga de tiempo, dedíquelo a realizar rituales más largos. Utilice su tiempo frente al altar para meditar, rezar y visualizar cómo ha de ser todo cuando usted haya alcanzado su meta. Cada vez que realice un ritual en el altar, póngase como objetivo dar al menos un pequeño paso hacia la consecución de su meta.

Autoestima

Haga un altar para valorar y venerar a su persona o algún aspecto de su personalidad. Pocas cosas hay que aumenten más su confianza y autoestima. Incluya en este altar:

  • Sus colores favoritos.
  • Velas de celebración doradas y/o plateadas.
  • Muchas afirmaciones como: "Soy una buena persona", "Soy digno de ser amado y soy amoroso", "Libremente honro mi creatividad", "Mi corazón está abierto a mi mismo", etc.
  • Una fotografia suya en la que aparezca con una expresión feliz.
  • Muchas flores.
  • Símbolos de sus aficiones y pasiones.
  • Representaciones de cosas que usted haya logrado: títulos, premios y galardones.
  • Fotografías de sus amigos.
  • Fotografías de su familia.
  • Una lista de sus capacidades.
  • Una lista de sus bendiciones.
  • Un deidad o representación espiritual por la que usted sienta respeto.
  • Un animal totémico que simbolice las capacidades de las que usted se siente orgulloso.

Cada día dedique al menos un breve período de tiempo a venerar y afirmar su persona. La fecha de su cumpleaños es una excelente ocasión para montar y dedicar este altar.

Cambio personal

Cuando quiera cambiar algo relativo a usted o a sus circunstancias, pase unos minutos frente a un altar expresamente para ello. Un altar dará expresión física a sus deseos y concentrará su mente -consciente o inconscientemente- en el cambio específico que usted quiere realizar. Al disponer su altar, tenga en cuenta:

  • Qué es lo que quiere cambiar.
  • En qué medida va a ser usted diferente cuando haya logrado dicho cambio.
  • Reúna cosas que representen el cambio que usted quiere llevar a cabo.
  • Cosas materiales asociadas a dicho cambio.
  • Cosas que simbolicen el cambio que usted quiere efectuar.
  • Pensamientos y sentimientos que suscitan en usted este cambio.

Otras cosas que sería útil incluir:

  • Afirmaciones que le ayuden a lograr lo que persigue.
  • Modelos de conducta a imitar, héroes y heroínas que representan el cambio que usted busca.
  • Afirmaciones que le ayudaran a obtener resultados.
  • Benefactores y aliados espirituales tales como ángeles, santos, dioses y diosas, que le brindarán apoyo, tanto psicológico como espiritual.
  • Animales totémicos que poseen las energías y características que usted necesita.

Por ejemplo, un altar dedicado a cambiar la manera en que usted come -para que su dieta sea más sana- podría incluir:

  • Colores vibrantes como el naranja y el amarillo, que simbolizan una buena salud.
  • Fuentes con frutas.
  • Un diagrama de la pirámide de una alimentación sana.
  • Un libro de nutrición.
  • Su promesa de comer cinco raciones de fruta y verdura, carne magra y pescado, y todo lo que constituya una alimentación sana.
  • Muchas afirmaciones.
  • Fotografías de personas de aspecto feliz, sano y en buena forma física.
  • Fotografías vivaces y coloridas de frutas y verduras.
  • Una fotografía suya donde aparezca con aspecto feliz y en buena forma.
  • Una pantera como animal totémico.
  • Añada cualquier otra cosa que desee: flores, velas, incienso, etc.

Purifique y vuelva a dedicar regularmente el altar al cambio. Pase un tiempo frente al altar cada día para reforzar su motivación y recordar a su inconsciente sus intenciones. Haga ofrendas y deje en el altar oraciones, deseos y afirmaciones.

Celebre sus avances y agradezca los cambios que ya ha llevado a cabo. Utilice como afirmación la frase "Convoco aquí y ahora al espíritu de ... (aquello que desea: serenidad, sabiduría, fortaleza, claridad, calidez, salud, gracia, persistencia, delgadez, sobriedad, etc)", junto con sus propias afirmaciones personales.

Pase períodos más largos ante el altar para practicar la visualización. Visualice intensamente cómo su vida está cambiando y cómo ha de ser cuando usted haya conseguido el cambio deseado. Decida que, cada vez que haga un ritual frente al altar, va a dar al menos un pequeño paso en la dirección que desea.

La fuente de los deseos

Éste es un altar desenfadado dedicado a sus deseos y sueños. Utilice un cuenco vistoso o una de esas fuentes de interior que pueden adquirir actualmente. Llénela con agua mineral (que es más evocadora que el agua del grifo, aunque sólo la podamos conseguier embotellada), y rodéela de objetos naturales tales como piedras, conchas o plantas. Añada velas, incienso, figuras de madera y criaturas acuáticas, espíritus de la naturaleza o cualquier otra cosa que considere pueda darle un toque mágico.

Utilice este altar como cualquier otro: ponga flores, encienda velas y pase algún tiempo ante él. Escriba sus deseos en un papel y deposítelo en el altar. Úselo también como un lugar donde se piden deseos: coja una moneda, pida un deseo, visualícelo con fuerza y lance la moneda al agua.

Lejos de ser un gesto inútil, tener deseos y sueños estimula su imaginación y abre su mente a las posibilidades que ofrece la vida. Mientras más emplee este "arte de desear", más eficaz resultará su altar. Cuando comiencen a acumularse las monedas, lávelas, séquelas y póngalas en una caja para colectas de caridad. Limpie y vuelva a llenar la fuente.

Por supuesto, si así lo desea, puede hacer uuna fuente de los deseos en el exterior. Use una pared exterior, una fuente, uun estanque en el jardín, un recipiente de cerámica o cualquier otro que despierte su imaginación.

Altar en honor a su verdadero yo

Se trata de un altar más bien inusual y puede que, al principio sea un tanto difícil entender su sentido. Pero si prueba a hacerlo y le gusta puede tener profundos efectos en su vida. Éste es un altar en honor a su verdadero yo: la auténtica persona que realmente es en lo más profundo de su ser, detrás del papel que todos representamos, las concesiones que hacemos, la máscara que todos nos ponemos. Descubrimos nuestra verdadera identidad cuando llegamos a saber lo que realmente queremos en la vida, lo que verdaderamente expresa lo que somos. Empiece con un espacio vacío, sin velas, ni flores, nada de nada. Simplemente siéntese allí durante un rato cada día, concentrándose en ese espacio vacío. Deje que en su mente surja algo que usted desee colocar allí. Puede que sea una orquídea, una fotografía de uno de sus padres, el juguete de un niño, un cristal, puede ser cualquier cosa. Sea lo que sea, acéptelo y póngalo en su altar.

Dedique algo de tiempo a este altar cada día, dejando pacientemente que surja la siguiente cosa que usted desee añadir. Siga de esta manera y no se preocupe demasiado por el "sentido" de las cosas que elija. La comprensión de las cosas tiende a manifestarse en un nivel inconsciente antes de alcanzar la mente racional. La explicación llegará a su debido tiempo. Tampoco se preocupe si algunas de las cosas que usted elige parecen provenir del lado oscuro de su personalidad, ya que todos tenemos un lado oscuro. Deje que el altar vaya creciendo lentamente, permitiendo que emerja gradualmente una imagen simbólica de su ser más interior.




Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats