El blog de los chacras: MAGIA PERSONAL (III)

jueves, 18 de marzo de 2010

MAGIA PERSONAL (III)

CONCENTRE SU ESPÍRITU EN CONSEGUIR SU OBJETIVO

Tómese en serio sus deseos y aspiraciones. Cuando tenga objetivos, proyectos, sueños o emprenda alguna empresa, piense que se merecen un altar, y practique rituales o cualquier otra cosa que le ayude a integrarlos firmemente en su subconsciente. Lo que es una gran ambición se apaga convirtiéndose en un mero pensamiento pasajero en medio de las prisas y las preocupaciones cotidianas. Concentre su espíritu en conseguir sus sueños con estos rituales:

La carpeta

Si desea conseguir un objetivo concreto, es muy importante que su subconsciente lo tenga presente. Una forma de hacerlo es tener una carpeta especial exclusivamente para ello. Adopte un sencillo ritual para hacer de esta carpeta algo todavia más especial.


NECESITARÁ:
  • Una carpeta o archivador
  • Una cinta o cordel dorado
  • Papel y tinta dorada
  • Velas de color dorado

Elija una carpeta que le guste o hágase una usted mismo forrándola con papeles de colores o tela (una buena opción es elegir un color oro o naranja fuerte). Reúna toda la información, dibujos, folletos y todo lo que tenga que ver con el objetivo a conseguir. Encienda las velas. Piense en su meta. Concéntrese en ella y visualícese a usted mismo consiguiéndola. Véase dando pasos necesarios, venciendo obstáculos, improvisando y disponiendo de recursos ante las dificultades, disfrutando de la victoria. Escriba con la tinta dorada su objetivo: "Yo, .... (su nombre) haré...". Defina, tan claramente como le sea posible, lo que quiere lograr. Ponga lo que ha escrito junto a las demás cosas y archive todo en la carpeta, atándola con la cinta o cordel dorado. Piense en todo lo que está relacionado con su objetivo. Anote todas las ideas que se le ocurran y guárdelas en un lugar seguro. Incluya en esta carpeta:


  • Información específica relacionada con objetivos a lograr.
  • Los pasos que ha de dar y cuando va a hacerlo.
  • Todas las ideas e información que guarden alguna relación con lo que desea conseguir.
  • Dibujos y fotografías que representen este objetivo a conseguir.
  • La historia de personas que se encuentran en una situación parecida.
  • Frases que nazcan de la inspiración del momento.
  • Frases con pensamientos positivos.

Una vez a la semana encienda las velas y abra la carpeta. Primero relea lo que ha escrito y después repase todo lo demás absorbiendo las imágenes positivas y la información. Anote con la tinta dorada algo que vaya a hacer, por pequeño que sea, la semana siguiente, y agregue este papel a su fichero junto con cualquier nuevo material que haya encontrado. Cierre la carpeta y vuelva a atarla con la cinta o cordel dorado.

Palabras de ánimo

¿Qué ocurre s no tiene ningún objetivo? Si la vida le parece una sempiterna rutina y piensa que nada, excepto un milagro, puede hacerla un poco más excitante, lo que necesita es un ritual para invocar su inspiración.

NECESITARÁ:

  • Una fotografía suya de cuando era niño (si no tiene ninguna, un dibujo que le recuerde a su infancia).
  • Una hoja grande de papel.
  • Un bolígrafo o estilográfica.
  • Cualquier libro que tenga un fuerte contenido sentimental para usted (libros de poesía, su libro favorito de la infancia, un texto religioso, etc.)
  • Una vela.

Inscriba en la vela la runa de la sensibilidad, Lagu , y enciéndala. Mire su fotografía de cuando era niño y recuerde aquella época. Deje que sus pensamientos vaguen libremente y le recuerden cómo era usted entonces. ¿Qué le gustaba hacer? ¿Qué cosas le agradaban? ¿Quiénes eran sus amigos y a qué jugaba con ellos? ¿Cuáles eran sus asignaturas favoritas en el colegio? ?Y su programa de televisión favorito? ¿Qué aficiones y pasatiempos despertaban su interés? Tome el libro y ábralo por una página cualquiera. Cierre los ojos y señale con el dedo índice una palabra al azar (si es algo como "y" "de" "pero", elija la palabra siguiente). Escriba esta palabra con letras grandes en medio de la hoja de papel. Dibuje una linea que salga de la palabra y al final de la misma escriba la primera cosa que su mente asocie con ella. Si se le ocurre algo asociado a esta nueva palabra, haga lo mismo, dibuje varias líneas saliendo de la palabra y escriba las ideas que se le ocurran al final de cada una. Cuando ya no se le ocurran más asociaciones, vuelva a la palabra central. Trace otra línea y empiece el proceso de nuevo. Haga esto una y otra vez. Prosiga de esta manera hasta que líneas y palabras irradien de la palabra central como las ramas de un árbol y la página esté llena. En algún lugar en medio de este entramado de palabras está la clave de sus deseos y necesidades. Su inconsciente siempre intentará que las asociaciones siempre estén relacionadas con sus propios intereses. Si se fija, se dará cuenta de ello. Quizá vea algo, alguna palabra que le motive y le llene de energía. Quizá descubra un hilo conductor, una idea recurrente que se repite. Escriba un resumen de lo que ha descubierto. Si no ve nada claro, olvídese del papel durante un par de dias. Cuando vuelva a mirarlo, aparecerá algo que antes estaba demasiado cerca para que pudiera advertirlo. Reflexione sobre estas líneas durante los días siguientes. Visualícelas como si fueran semillas que germinan bajo el fértil calor de su imaginacón. Al final de este proceso debería usted empezar a vislumbrar la dirección que tiene que seguir. En cuanto descubra y encuentre un objetivo, escríbalo en una hoja de papel.

Impulsar un proyecto

Resulta agradable tener un ritual para señalar el comienzo de una nueva empresa o proyecto. Es una forma positiva de empezar en lugar de dejarse llevar por él simplemente. También puede ser de gran ayuda para establecer una especie de espíritu de grupo si hay varias personas implicadas en el proyecto.

NECESITARÁ:

  • Una mesa que haga de altar.
  • Un objeto que simbolice el proyecto.
  • Todos los amuletos que pueda reunir.
  • Flores y velas para decorar el altar.
  • Un bolígrafo y varias hojas de papel.
  • Comida y bebida para la celebración.

Si es posible, procure que alguna otra persona se involucre en el nuevo proyecto, aunque el ritual también funcionará si es algo exclusivamente personal. Lo más importante de este ritual es poder conseguir confianza y entusiasmo para que el proyecto tenga un buen comienzo. No tiene por qué decirle a nadie, si no quiere, que tiene usted un altar. Se trata tan solo de un lugar donde poner cosas, pero arréglelo lo más festivamente que pueda, con muchos colores, cintas y serpentinas, velas, e incluso puede echar por encima pétalos de flores, lentejuelas, estellas o confeti para conseguir un ambiente festivo. También es importante la música, los rituales nunca deben realizarse en un clima de solemne silencio. Ponga el símbolo que representa el objetivo em medio del altar rodeado por los amuletos: puede agregar un pétalo de cuatro hojas, una luna nueva, una estatua de un Buda sonriente, herraduras o cualquier otro objeto que tradicionalmente trae suerte, ya sean objetos reales o fotografías, incluso dibujos.
También ponga comidas y bebidas en el altar. Empiece a definir el proyecto: con qué fin lo hace, intenciones y objetivos y qué espera conseguir. Si hay otras personas con usted, anímelas a decir unas palabras de apoyo sobre sus propias esperanzas y expectativas respecto al proyecto. Especifique, así como todas las demás personas, qué papel va a desempeñar en este proyecto. Escriba frases positivas y deposítelas en el altar entre los amuletos. Algo así como: "Este proyecto va a ser todo un éxito", "Estoy deseando empezar a trabajar en este proyecto". También escriba frases más específicas sobre lo que quiere conseguir. Coma, beba y celebre este nuevo comienzo.




Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats