El blog de los chacras: RITUALES: LAS ESTACIONES DEL ALMA (I)

miércoles, 3 de marzo de 2010

RITUALES: LAS ESTACIONES DEL ALMA (I)

El conectarse con la magia de la vida cotidiana también contribuye a despertar su conciencia a los profundos ritmos de la existencia. El sol recorre su gran ciclo anual pasando del tiempo mortecino del invierno a la abundancia de la época de cosecha. La luna tiene sus propias fases, creciendo y menguando con el transcurrir de los meses. La vida también tiene sus ciclos. Los rituales satisfacen las necesidades espirituales y emocionales que estos ciclos provocan en nosotros. Aunque en la actualidad los calendarios personales tienden a girar alrededor del año escolar o del año fiscal más que en torno a los antiguos ciclos de la siembra y de la cosecha, intente practicar algunos de estos rituales para mantener el antiguo sentido de majestuosa progresión de las estaciones. El propósito de estos rituales es ayudarle a conservar el sentido del orden natural de los acontecimientos, lo que ha de contribuir a mantener en armonía su mundo interior con el mundo natural.

EL CALENDARIO LUNAR

Desde tiempos inmemoriales las fases de crecimiento y mengua de la luna a medida que avanza su ciclo mensual han tenido un significado simbólico. Aproveche el poder de la luna y planifique sus actividades de acuerdo con el calendario lunar.

Luna creciente y luna llena

La luna creciente tiene sus cuernos hacia la izquierda, como la C al revés. Simboliza el crecimiento y potencial y representa la aparición de nuevas oportunidades Constituye, por tanto, un buen momento para comenzar cualquier cosa que usted desee que crezca y prospere. Cualquier momento entre la luna nueva y la luna llena es bueno para comenzar algo nuevo o poner planes en marcha, pero cuanto antes lo haga, mucho mejor. Haga bueno cualquier comienzo con este ritual.

NECESITARÁ:

  • Una vela blanca
  • Un amuleto o joya de plata
  • Lápiz y papel
  • Un tiesto y un paquete de semillas (flores blancas o una hierba de hojas plateadas irían muy bien)

Siéntese en un lugar desde el que pueda ver la luna nueva y encienda la vela. Siéntese bajo su luz clara y tranquila y piense en su nuevo plan o proyecto. Escriba en el papel lo que tiene intención de hacer y qué es lo que quiere que suceda. Doble el papel de manera que quede lo más pequeño posible y entiérrelo en el tiesto. Siembre encima de él las semillas. Sostenga en alto, hacia la luna, el amuleto de plata y trate de visualizar derramándose sobre él todo el potencial de la luna nueva. En unos días la luna dejará de ser una delgada barra de plata para convertirse en un globo plateado. De la misma forma natural, sus planes también tienen el potencial para madurar y dar sus frutos. Lleve siempre consigo el amuleto para que le recuerde sus planes. Riegue y cuide las semillas sembradas mientras echan raíces y se desarrollan. De la misma forma, cuide de sus planes, prestándoles un poco de atención todos los días para que también ellos germinen y crezcan.

Oscura luna menguante

Los cuernos de la luna vieja y menguante apuntan a la derecha, como una C. La luna menguante marca un momento de finalización, simboliza reducción y declinación, y constituye un buen momento para hacer un ritual para que algo decrezca o no crezca demasiado. Cuando usted quiera desprenderse de una mala costumbre, de una addicción o ponerse a dieta, hágalo después de la luna llena, dejando que el simbolismo de su disco menguante pueda ayudar a su voluntad.

NECESITARÁ:

  • Una vela blanca
  • Un amuleto de plata o joya de plata
  • Papel y lápiz
  • Un recipiente no inflamable
Siéntese en un sitio donde pueda ver la luna. Mientras más vieja es la luna, más tarda en salir, así que prepárese para tener que hacer el ritual después de la medianoche si elige una luna que haya superado con mucho su plenitud. Encienda la vela, siéntese y piense en aquellas cosas presentes en su vida de las que se quiere desprender. Escriba en un papel cómo se siente al respecto, cómo esas cosas le han herido o impedido progresar en el pasado. En otro papel escriba lo que usted desea que suceda y qué piensa hacer al respecto. Doble el primer papel y expóngalo a la llama de la vela para que arda hasta reducirse a cenizas en el recipiente no inflamable. Sostenga en sus manos el amuleto en dirección a la luna y trate de visualizar fluyendo hacia el poder de la luna vieja. En breves días esa misma luna pasará de ser un globo plateado a ser una delgada esquirla para luego desaparecer. Cualquier cosa que usted sienta que le domina menguará y disminuurá exactamente de la misma forma. Envuelva el amuleto con el segundo papel que contiene sus nuevas intenciones. Guarde ambos y en la siguiente luna nueva utilícelos para realizar el ritual de la luna creciente que acabamos de explicar.



Fuente: Rituales para cada día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats