El blog de los chacras: AMULETOS Y TALISMANES (IV)

martes, 23 de marzo de 2010

AMULETOS Y TALISMANES (IV)

Talismán de elegancia

El elegante sauce le aportará la inspiración necesaria para este talismán.

NECESITARÁ:
  • Un manojo de hojas de sauce
  • Aceite esencial de lavanda
  • Una pequeña rama de sauce de unos 45 cms.

Prepare un baño caliente y añada al agua dos gotas de aceite esencial de lavanda mientras esparce las hojas de sauce por la superficie. Mantenga agarrada la rama de sauce mientras se relaja en el agua. Deje que la pálida y dorada luz de las velas se funda con el aroma del aceite y respire profundamente de modo que la mezcla penetre en su cuerpo y se sienta más ligero y radiante a medida que esta luz brillante le va inundando. Imagine el brillante reflejo de un sauce sobre el agua. Sienta el balanceo del agua en su propio cuerpo y cómo le inunda la luz. Deje que su cuerpo siga el ritmo del agua y del sauce. Imagine la elegancia de sus ramas al caer y sienta cómo caen también sus brazos de la misma manera. Sienta sus manos y la punta de los dedos. Visualice cada célula de su cuerpo llena de elegancia. Intente imaginar que esa luz pálida y dorada le rodea con un aura de elegancia. Mire la rama de sauce que tiene en la mano y trate de visualizar toda la elegancia del sauce fluyendo, junto con la luz y el aroma, en su interior. Detengase en contemplarlo para recuperar la elegancia del sauce que lleva en su interior. Haga un nudo o un anillo con la rama para poder llevarla consigo. Repita este mismo ritual siempre que sienta que lo necesite.

Atadijo de los cuatro elementos

Pruebe a realizar este talismán procedente de la tradición de los indios norteamericanos cuando quiera mantener la buena suerte, los buenos sentimientos y el poder personal.

NECESITARÁ:

  • Algunos objetos de la naturaleza que para usted tengan algún significado simbólico: piedras, cristales, semillas, plumas, conchas, etc.
  • Alguna concha que haya traido de algunas vacaciones en el mar, una piedra que recogió en un paseo, una pluma que le haga sentirse ligero, un diente de leche de su hijo, una rama de lavanda del jardín, etc.
  • Un trozo de un material que refleje su carácter (seda, ante, encaje, etc.) Si lo desea, puede poner la tela en una bolsita o utilizarla como envoltura.
  • Una cinta o cordel.
  • Una vela y algo para inscribir en ella.
  • Incienso.
  • Una taza de agua.
  • Una piedra.

Escriba sobre la vela el símbolo de la runa de la transformación, Eoh , y enciéndala. Junto a la vela coloque la piedra, el agua y el incienso. Coja ahora los objetos que ha reunido y contémplelos durante unos instantes, póngalos entre sus manos y piense la importancia que para usted tienen. Envuélvalos en el trozo de tela y átelos con la cinta o cordel. Proceda a infundir ahora a este atadijo el poder de los cuatro elementos. Acerque la tela a la llama de la vela intentando visualizar que toda la energía del fuego pasa al pequeño atado junto al poder de la transformación. Al mismo tiempo, intente llevar esa misma energía a su interior, llenando de ella su espíritu. Pase el atadijo sobre el humo que desprende el incienso e imagínese la claridad del aire entrando en él. Respire el aroma del incienso y lleve ese sentimiento a su interior, a su mente y a todo su cuerpo. Sienta que todo lo que hay en este pequeño atado, la pluma, por ejemplo está en conexión con el aire y se llena de energía y poder. Frote el atadijo mezcla con la piedra e imagine todo el poder de la tierra entrando dentro de él. Proyecte ahora esa misma energía hacia su interior. Sienta que todo lo que hay en el atadijo está en conexión con la tierra. Por último, eche unas pocas gotas de agua sobre este atadijo y sienta que el espíritu del agua y del mar entran también dentro de él. Sienta que los objetos que envuelve, la concha marina, por ejemplo, se llenan del poder de la marea. Proyecte también ese poder en su interior. Tome ahora el atadijo de objetos y visualice el poder de los elementos en su interior. Llévelo siempre con usted para que le recuerde su conexión con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats