El blog de los chacras: RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

jueves, 25 de marzo de 2010

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Incluso las relaciones más luminosas suelen tener sus días malos. Siempre habrá periodos en los que atravesemos por conflictos y disputas, pero los rituales pueden ayudarnos a resolver los problemas internamente, de manera que podamos restañar heridas y suavizar las cosas.

Enterrar el hacha

Este ritual puede ayudarle a liberar su mente de antiguos resentimientos respecto a amigos o compañeros, dejándole en libertad para continuar con el corazón más ligero.

NECESITARÁ:
  • Una piedra.
  • Papel y lápiz.
  • Una vela blanca.
  • Un tiesto con una planta de salvia.
  • Cinta blanca.
  • Algo de tierra, un macetero grande o una jardinera.

Encienda la vela y tómese un momento para concentrarse en su objectivo -enterrar firme y definitivamente ese resentimiento-. A la luz de la vela escriba tan detalladamente como le sea posible el motivo de ese resentimiento. Mientras escribe, visualice cómo todo ese resentimiento sale fuera de usted y se traslada al papel. Obseve cómo el papel se vuelve más negro, pesado y saturado, a medida que usted se siente más ligero y libre. Trace con firmeza una línea bajo lo que ha escrito diciendo: "Este es el fin de todo esto, éste es el fin". Siéntese tranquilamente un momento a la luz de la vela, sintiendo cómo la llama quema qualquier resto de negatividad. Envuelva el papel alrededor de la piedra y átelos con la cinta. Con la mente en un estado positivo, entierre profundamente su resentimiento en la tierra de la jardinera. Visualice cómo la tierra curativa disuelve el veneno neutralizándolo. Proceda ahora a plantar la salvia encima -la salvia es una planta curativa y purificante. Riegue y cuide la salvia para que le recuerde su feliz liberación. Si quiere que resulte completamente curativo, prepare una comida de reconciliación aderezada con la salvia e invite a disfrutar de ella a la persona objeto de resentimiento.

Restañando una herida

Éste es otro ritual para ayudar a sanear una ruptura entre usted y otra persona.

NECESITARÁ:

  • Una fotografía suya.
  • Una fotografía de la otra persona -si no tiene ninguna, algo que lo simbolice-.
  • Un bote de miel y una cuchara.
  • Una cinta blanca.

Puede practicar este ritual a la luz del día o a la luz de las velas, según prefiera. Tome la fotografía o el símbolo en su mano y concéntrese en él. Dígale a esa persona todo lo que desea decirle. Desahóguese, pero recuerde que está intentando curar una herida entre usted y esa persona, no aumente el rencor. Cuando le haya dicho todo lo que tenía que decirle, reúna sus pensamientos y tome una cucharada de miel. Disfrute de su dulzura en su lengua y procure recordar algo que le guste o que admire de la otra persona. Observe su fotografía o símbolo y piense otra cosa que le guste de él o ella. Continúe haciéndolo hasta que ya no se le ocurra ninguna otra cosa positiva. Junte las fotografías, cara con cara, y átelas con el lazo blanco (o ate su fotografía y el símbolo). Ponga el conjunto en un lugar seguro. Si es posible y razonable, vaya a ver a la otra persona, llámela o escríbale, y resuelva la situación entre ambos tan pronto com sea posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Cualquier donativo es bien recibido en tiempo de crisis. Gracias.
Free counter and web stats